Cambiar de servidor una página web

Todos los sitios web se alojan en un sistema servidor que provee la conectividad a Internet, el espacio en disco y los programas necesarios para su funcionamiento. A lo largo de la vida de una página web, en alguna ocasión se suele cambiar de servidor para satisfacer nuevos requerimientos, o sencillamente aprovechar nuevas ventajas.

Cambiar el hosting donde se encuentra una web se debe llevar a cabo cuidando diferentes aspectos para que tenga lugar sin afectar a su funcionamiento.

Previsión del cambio

Al menos se debería pronosticar el cambio con dos meses de antelación. Esto es necesario para poder así elegir la fecha y hora que más convenga según el volumen de uso de la página, y en caso de cambio de proveedor, mantener el contrato actual sin apurar plazos, teniendo opción a conservar la página donde está si algo no va bien con el nuevo proveedor, durante el proceso, o sencillamente no se observan las mejoras esperadas.

Ininterrupción del servicio

Una página web es un servicio que tiene consideración de permanente, por lo que se debe procurar su funcionamiento ininterrumpido. Cuando se cambia una web de servidor, se debe actualizar la información sobre su ubicación (cambio en DNS) indicando la nueva dirección IP donde se encuentra la página.

Estos cambios tardan en propagarse por toda la red, teóricamente hasta 48h, en la práctica puede tardar hasta una semana. Por esta razón, se debe mantener la página tanto en el servidor antiguo como en el nuevo durante al menos 15 días, dado que durante ese tiempo, hay personas que ya accederán a la página en el servidor nuevo, y habrá quienes aún conecten con el antiguo, según su conexión a Internet.

El traslado

La operación de traslado en sí misma consiste en la copia de todo el contenido del sitio web en funcionamiento a la nueva ubicación. Se deben copiar tanto los archivos ligados al contenido, a la posible programación, configuraciones, bases de datos, y archivos con el histórico del registro de acceso necesarios para conservar la información estadísticas del sitio web.

Por eso, el primer paso es hacer una copia de seguridad de toda la web, tanto para restaurar en caso necesario, como para el traslado. Si es una web estática, ésto será lo único a realizar en el servidor antiguo.

Módo sólo lectura

En el caso de que se trate de una aplicación web, es decir, páginas web dinámicas donde los usuarios pueden modificar o participar de alguna manera, se debería configurar en modo de sólo lectura, para que nadie pueda realizar modificaciones pues éstas no se reflejarían en la nueva ubicación una vez completado el traslado.

En este modo, los usuarios deben recibir un mensaje indicando que por razones de mantenimiento no se admiten modificaciones. Sin embargo, esta estrategia puede no ser válida en todos los casos.

Si la web a cambiar de servidor por su naturaleza tiene que mantener la capacidad interactiva (recibir nuevos datos, modificar contenidos, etc), como puede pasar en portales de Internet o aplicaciones web corporativas de uso intensivo, la estrategía a seguir es algo más compleja, pudiendose optar por varias técnicas, como:

  • hacer que la web, cualquiera que se su ubicación, acceda a la misma base datos y a los mismos ficheros. En esta opción generalmente se traslada toda la web al nuevo servidor, mientras que la copia temporal que queda en el antiguo accede de forma remota a la base de datos y ficheros en el servidor nuevo
  • mirar la web al nuevo servidor y canalizar internamente las peticiones que aún se reciban sobre el antiguo contra el nuevo, mediante proxy transparente o redirección del tráfico entre servidores
  • si no hay cambio de centro de datos, y la web tiene IP de uso exclusivo, quizá el proveedor pueda mantener la misma dirección IP en el nuevo servidor, por lo que todo se reduciría a ordenar el enrutamiento hacia el nuevo servidor de la IP pública una vez completada la copia de la web. Además, este mecanismo hace inmediato el cambio, pues desde el exterior no se percibe cambio alguno

Posicionamiento

Los buscadores son sensibles a la dirección IP, o ubicación donde se encuentra cada página web, volviendo a recalcar la necesidad de un traslado limpio, sin cortes de servicio.

Por otra parte, es posible conocer la ubicación territorial a la que pertenece una dirección IP, es decir, el país e incluso ciudad donde se aloja físicamente la página web. Algunos analistas coinciden en que los buscadores hacen uso de esta información, denominada técnicamente geolocalización IP, de tal manera que dan más peso a páginas ubicadas en un país determinado cuando se hacen búsquedas en el idioma local de ese país.

Por eso, si con el cambio la geolocalización pasa a ser otra, es posible que afecte de alguna manera al posicionamiento en buscadores de la página, positivamente si ahora el idioma local coincide con el de la página, o negativamente en caso contrario. No obstante, muchos buscadores ofrecen herramientas para webmasters que permiten explícitamente declarar la ubicación geográfica asociada a una web.

Cambios de servidor en Arcovía

Con cierta frecuencia, Arcovía moderniza o amplía los sistemas servidor que dan soporte al servicio de Alojamiento web (hosting). En estos casos se redistribuyen algunas aplicaciones web mantenidas para mejorar u optimizar su funcionamiento.

En todos los casos, el proceso se realiza conforme a estas directrices:

  • semanas antes de iniciar el proceso, el cliente recibe por correo electrónico la fecha prevista para el cambio de su web, que puede modificar dentro de un marco de fechas si para su actividad resultase más conveniente
  • toda la operación tiene lugar de forma transparente desde el punto de vista externo, sin que se produzca interrupción alguna del servicio
  • para asegurar esto, la web permanece funcionando a la vez en el servidor actual y en el nuevo durante al menos 15 días, tiempo más que suficiente para que la nueva ubicación sea conocida en Internet
  • tan pronto se inicie el proceso de migración, el sitio web en la ubicación antigua pasa a modo de "sólo lectura", evitando perder posibles modificaciones que se lleven a cabo sobre la página antigua
  • en el caso de aplicaciones web que disfruten de hosting contratado con la opción de IP de uso exclusivo, se redirige internamente el tráfico del servidor antiguo al nuevo, evitando el modo de sólo lectura, sin que por tanto haya casos en los que no sea posible modificar la página
  • toda la información relativa a estadísticas de acceso se traspasa igualmente, no obstante, las visitas que durante los primeros días aún reciba sobre la ubicación antigua no se considerarán
  • salvo indicación expresa que lo indique, el cambio no afecta al correo electrónico, u otros servicios asociados a la web
  • el proceso es totalmente gratuito, y se contempla dentro del servicio de Mantenimiento técnico, sin que afecte a los precios o condiciones comerciales, y disfrutando a partir de la migración de nuevas opciones, mejor rendimiento, o ampliación de prestaciones prevista por el mismo precio
  • no se requiere intervención alguna del cliente

Cambios de servidor externos

  • Si actualmente cuenta con una web alojada en un servidor externo a Arcovía, consulte el servicio de Rediseño de páginas web que incluye la asistencia necesaria durante el proceso de cambio de servidor.
  • Si tiene una web en Arcovía y desea cambiarla a otro proveedor, solicite a través del área cliente una copia completa del sitio web, que incluye todos los archivos, Código fuente, base de datos, y claves que el nuevo proveedor necesitará para su despliegue